Curvas de la Vida

La película Curvas de la Vida estelarizada por Gus Lobel (Clint Eastwood) quien por mucho tiempo fue y ha sido uno de los mejores cazatalentos del béisbol por décadas, pero después de un tiempo a pesar de sus esfuerzos por ocultarlo, los años comienzan a notársele. Pero, Gus se resiste a ser eliminado por lo que aparentan ser sus últimas entradas en su larga carrera.

Aparentemente él no tiene otra opción. Sin embargo, la oficina directiva de los Bravos de Atlanta comienza a cuestionar su juicio, especialmente sobre el más grande fenómeno de bateo en su país. La única persona que podría ayudarle es a quien no le diría, su hija Mickey (Amy Adams), quien es socia de una poderosa firma de abogados cuya ambición la han puesto en carrera rápida y con mucho trabajo para hacerse socia principal. Mickey jamás tuvo una verdadera unión con su padre, quien no estaba nada preparado para ser padre soltero después de la muerte de su madre.  Juntos sólo compartían muy pocos momentos por lo que Mickey asume que el principal amor de su padre  es el béisbol.
 
Sabiendo que es un error y pese a las objeciones de Gus, Mickey lo acompaña en su último viaje como cazatalentos, arriesgando su propia carrera de abogada para salvar la de su padre. Forzados a convivir mucho tiempo juntos por primera vez en muchos años, lo que hace que cada uno descubra sentimientos escondidos en ambos, revelando grandes verdades sobre su pasado y presente que podrían cambiar su visión del futuro.